Radiografia de un antifaz inverosimil

Mi foto
De todas las partes del cuerpo elijo ser el corazón, porque no importa cuantas veces sea partido, sigue siendo el mismo luego de un llanto.Júzgame,busca a ver si es hallado orgullo en mí. No es con mi frente en alto que me aferro a ese vestido, el cuerpo muere y de toda la familia de la carne es el rostro cual queda recordado. No me llena el alma la presencia, mi oído es de los ciegos y es por sus ojos que se cuando crezco. Soy,con voces calladas, una coma coronada por las palabras que estuvieron, ensillada sobre plata por las que han de ser y es siendo ese rabo entre los versos que engrandezco y me mantengo menguando para en nada ser llamado altivo, Aunque de frente fruncida…

lunes, 29 de agosto de 2011

Cama adentro

Trago de mi corcha
Cuerpo mío tazón de zumo
Y néctar de la hora sin sol
Tálamo andariego de modorra
Enfurecida
Timonel abrumado a fiel contraste del herido
Así vestido por mi origen
Y tejido al respiro
Delirando en forma de cansancio
Con una pena que me miente
Vez tras vez
Y una fijación algo brillante inquieto
Socorriendo los disturbios del silencio
No viendo venir la incongruencia
De las horas al yacer
Para ceder mi razón a una quimera
Y repetirme entre temblores
Voz de intento;
"Y fue la noche frío brío
Cama adentro"

A.D.García
(Lala©2011)

Calla

No me hables...
Confíame la boca corazón
Tenéis sigilios de cuero indio
Ardores benignos de gracia concéntrica
En tu corteza inefable
Y estos me sirven
Me llaman, me provocan...
...para saberte mas a fondo
Conocerte cada curva de tus huesos
Y hasta el calcio que los funde que los hace enteros...
Saberte la sangre sin piel para saber cuanto me amas
Cuanto mide tu querer
Y darle nombre al genio al que le pides mis deseos
Dame,
no...
Dime de ti hasta tus venas
Quiero ver de donde viene el pulso y la guarida de mis quejas
Besar el hogar mío dentro tuyo
Sin poros intermediarios
Y verte desde adentro
Como se eriza tu piel cuando me ves...
Quiero saberte mujer
Abrirte libro a luz nocturna
Leerte a ojo de ciego;
"Curva guíeme vuelta y cuerda amárreme a a la mula"
Que no halla sol y mi confianza sea en la bestia;
"Dedo en dermis firme ande y llegue antes que el sudor"
Para no adelantarme a tu armonía
Y llegarte de sorpresa a algún proverbio
Y ver tu carne declamar
Morder
Tragar, correr...
Cantar desesperado aliento de tantos abriles y lluvias de lunas sin ver
Y anotarme en mi propio libro
hecho de ti
"Una noche mas que no se pierde,
Otro sol que no me sorprendió..."

A.D.Garcia
(Lala©2011)

jueves, 24 de febrero de 2011

Un tramo de la vieja historia Ha venido a hacer cabida En las carillas de mi libro presente.

-Silencios
                                                                                                                     Silencio I

Serena distracción de mi alma…
Por culpa del aullido social
Que interrumpe la lengua de la intención,
Te amaré en silencio.
Mi vida depende de la elipsis de estas palabras
Y de la afónica destreza de tu mirada.
Pues es el lazo que nos une
La maldición que me aísla de la capacidad
De expresarme libremente ante tan viejo sentir.
Pero por el mismo amor que te tengo,
Porque mi intelecto te prefiere en sueños
Y me roe el vientre el no verte sonriente,
Te amaré en silencio.

                                                                                                                    Silencio II

Serena distracción de mi alma…
Fueron los espacios intermitentes
De tu llegada y tu partida,
Los autores que dieron libertad a mi alma
Para buscarte
En los lugares prohibidos de la soledad.
Y así mismo,
Fue la curiosidad de mis ganas
Verdugo de la inocencia de un amor encontrado
En los lugares vedados por el martirio.
Y desde entonces,
No he sido el mismo.

                                                                                                                  Silencio III  

Serena distracción de mi alma…
Desarraigaste de mis sendas
Las ganas de aventurar en los despliegues celestes
De una mujer extraña llamada ilusión,
Para darle paso a tu obsesivo disimulo casual.
Aquella forma de vida que vive en ti
Que solo habla una vez al mes
Pero es mi culpa y no tuya.
Mi vehemencia taciturna
Ha dado a luz este ensueño.
Soñaba despierto que mi amado sigilo,
Aquel que a veces nace de tu voz
 Fue consumido por un destello
Y ya dejaría de extenuarme.
Condóname el que mis parpados
Sedujesen mi conciencia
Y Continúa ignorante
Ante mi mirada perdida.

                                                                                                                  Silencio IV

Serena distracción de mi alma…
O mi corazón se está rompiendo,
O me estoy enamorando.
Por un lado quiero sollozar
Y culpar al mundo de mí padecer,
Gritarle hasta que me deje desolado,
Sedentario, frágil,
Delirante…
Por otro lado
Quiero escribir cada pensamiento mío sobre tu cuerpo.
Un tramo de la vieja historia
Ha venido a hacer cabida
En las carillas de mi libro presente.
Has llegado fugaz a las puertas de mi costado,
Sin aviso,
Y ahora le pesas a mis brazos.
Aturdidos están mis sentidos.
Y por tu culpa,
No se mas que escribir.

                                                                                         Silencio V

Serena distracción de mi alma…
Se me perdió la esperanza
Y las palabras no encuentro
Para expresar que me tragué la llave del olvido,
Donde guardé la oración que me encamina
Por aquella vieja y perpetua perseverancia.
Pasivo es el llanto
Y silenciosas las palabras que bajan de mis ojos.
He perdido mis memorias
A un gigante y cruel presente
Que domina mi sonrisa y la obliga a descansar.
Tengo la piel cansada por golpear la nada
Y mis dientes se han caído,
He mordido la pared
Enfrentando un corazón que se rehúsa a caminar.
Y ahora susurro tu nombre,
Como si fueses mi amada.

                                                                                                                  Silencio VI

Serena distracción de mi alma…
Luego de herirte a través de mí pecho,
Pensé en herirme a través del tuyo.
Quiero que toques mi corazón,
Que lo aferres
Y desquites tu furia y apasionada amargura
En descenso sobre su latir.
Quiero que lo arranques y castigues por ser ciego
Y por quererte amar por encima de lo perpetuo.
Pero luego de todo tu desahogo,
Sana la marca de tus dedos en mí
Con el alocado sentir de tu corazón.
Porque el dolor me mata
Y la vergüenza me destruye,
Y el amor por ti me reduce a cenizas
De mi propio defecto.
Por que
No pude vivir sin ti los días que estuve a tu lado,
Porque me ahogué en las aguas
Que tus manos me trajeron por bondad.
Mi mano siente pegarse a mi rostro
Para cubrir lo que fue el desarrollo de mí vana pasión.
Olvídame en cantos
Y escóndete de mi vida.

                                                                                                                 Silencio VII

Serena distracción de mi alma…
Nunca sabré
Si podrías entenderme
Cuando me imagino que te digo
Que no quiero entenderte.
Pero aun así,
Me gustaría escuchar de tu boca
El pedirme que te entienda,
Pues mi conciencia
Se opone a concebir este amor
Y estoy con ella.
Pero es que así entendiéndote
Me entendería a mí mismo,
Porque así entendiéndome
Entendería mi sentir hacia ti
Y así dejarías de ser
Solo una predilecta distracción en mi alma
Y así serías
Solo serena.

A.D.Josue Garcia
(Lala©2011)

miércoles, 19 de enero de 2011

La vieja morada brama en las noches por ser recordada! “no me olvides” -Dicen sus pasillos, “yo te vi crecer, Merezco una habitación junto a tu memoria.” Nostalgia…

 
(Nostalgia)

Una grieta de mi corazón,
Escapa.
Se escabulle por mis venas en dirección a mis manos,
Mi sangre le persigue.
Nostalgia,
Saudade.
Es la casa de mi juventud que me llora en sueños.
Su interior lamenta en llamas mi ausencia.
Los caminos que le rodean recogen sus lágrimas,
Así como la tierra mansa recoge la buena lluvia de mayo.
Saudade.
Se desprenden mis cuerdas.
La imagen lacrimosa se adueña de mi garganta.
Hace espacio sobre mi lengua para elevar versos suicidas sobre mi frente y mi presente.
Pero aunque sollocen sus paisajes,
Me despido de la decadente.
Quedarme seria el preludio a un posible arrepentimiento.
Le doy la espalda a su indecible gemido
Aunque su delirio secuestre mi niñez.
Saudade…
Nostalgia!
 La vieja morada brama en las noches por ser recordada!
“no me olvides”
-Dicen sus pasillos,
“yo te vi crecer,
Merezco una habitación junto a tu memoria.”
Nostalgia…
Palabras de tristeza y abandono.
Palabras que quieren cavar en mis próximos pasos los pasos que ya di,
Aquellos pasos de poca firmeza que me obligaban a besar el suelo constantemente.
Haciendo que mí sangre mengue lejos de todo menester,
Cambiando sigilosamente lo que pudo haber sido hoy.
Forjando sobre mis hombros un futuro incierto
Habitado por dudas y preguntas que nunca formulé.
Una senda que tiembla como un baby al no ser amamantado
Dejando mis sentimientos en coma,
Eternizando mi cordura sobre la perpetua locura de mi infancia.
Niñera del origen de mis dolores.
Aquellos que le dan forma a mi presencia.
Aunque hoy,
Diga adiós siendo otro
Sea nostalgia
O sea saudade…
Digo adiós siendo otro.

(Lala©2011)

Solo espero que los pedazos de mis huesos resistan mi envoltura y que mi música de fondo no pierda su compás.


Finem viae

Es difícil caminar tragando el vapor de tanto sinsentido.
Camino cansado.
Enamorando sin causa la tierra entre los surcos de mis pies,
Insistiendo sobre mí el seguir andando sin rumbo.
Para llegar aunque sea al fin del mundo
Y arroparme con lo que sea que haya luego de él.
Solo espero que los pedazos de mis huesos resistan mi envoltura
Y que mi música de fondo no pierda su compás.
El aire que respiro es el único placer que me queda
Y la fatiga de mis coyunturas amenaza con ponerlo a dormir.
Pero tengo en verbos un latido prestado
Y el sudor es quien me sangra la queja prometida.
Aunque sufra en ningún lado las burlas del horizonte,
Moriré sobre él,
Y la ultima sonrisa será mía.

(Lala©2011)

Que haré contigo… Que voy a hacer contigo… No tengo las fuerzas para sentarme frente a ti toda la vida… Mi corazón no es eterno, Cada día que pasa se le olvida palpitar una vez más… Ten misericordia de mí…

Viva

(La noche del Nanette)

Mis manos están llenas de cenizas.
Sin descanso alguno
Me he esforzado toda la noche en dibujar inmaculada tu esencia,
En llevarte sobre mí folio perfecta.
Pero no sé donde más acariciarte…
Tal vez solo deba contemplarte un instante más
Dejar que solitaria me hable tu inercia
Y sea tu silencio quien le de vida a mis manos moribundas.
Tal vez de esa manera
Me susurres los secretos de tu júbilo indiscreto
Y así,
Lograr grabar la huella divina de tu rostro
En la finita calidad de mi cuadrado irrelevante.

Mía…
Mis manos están llenas del carbón que supura tu belleza.
Están llenas de las noches que he pasado en vela frente a ti,
Llenas del anhelo de captar perpetua tu alma
Sobre los versos que una mirada olvidó sobre mis ansias.
No e podido alcanzarte.
No logro alcanzar la vida de tu vida
Y mi espíritu,
Mi espíritu desfallece en medio de entre tú y yo.
Fuerzo a mi llanto a no llorar para no mancillarte
con el vidrio de mis quejas esparcidas sin clemencia
Sobre la incapacidad de mis dedos.

Que haré contigo…
Que voy a hacer contigo…
No tengo las fuerzas para sentarme frente a ti toda la vida…
Mi corazón no es eterno,
Cada día que pasa se le olvida palpitar una vez más…
Ten misericordia de mí…
Yago sobre la ausencia de la luz como quien brama por no ser enmendado,
Te he dado toda mi lumbrera para que ni aun el lugar donde descansas se vea triste con mi presencia.
Poder manumisar tu destello y culminar con mi devoto desvelo,
es la plegaria que berrean mis ojos.
No quieras ser el laurel de mis heridas,
Las cenizas de un tributo acalambrado en el tiempo.
Difuntas caerían las horas sobre mí y moriría a medias
La obra que persigo manifestar sobre la piel del tiempo,
Si hallases regocijo en mi malogro.
El arte que declama tu belleza en afonía tortura mi paciencia.
Ha venido a ser elogio al reloj que con cizaña te declara inalcanzable
Y hace ver la esclavitud de mis brazos
Como la sonrisa de un niño jocoso
Que nunca conoció sumisión.

Engreída...
¿Hasta cuando me suspenderás bajo las faldas de la noche?
¿Hasta cuando robarás mi descanso?
¿Cuándo dejaré de ser tu moribunda obra de arte?
Apiádate de mí…
Devuélveme la musa con la cual te comencé.
Déjame verte completa,
Deja de ser viva y déjame vivir…
Yo soy tu creador…
Descanse mi destreza en tu aposento,
Para poderte alabar en la mañana.

 (Lala©2011)

Lloré una vez a solas con la intención de secuestrar a ciegas mi vida, caminar entre la gente a escondidas, para no ser entre los seres malgastados, una deidad inconsistente que muere de llanto.


Frágil

Mientras alzaba la voz inconsciente de tantos tus besos,
Se corrompieron las voces malditas de mi desvelo.
Mordiendo las pieles clandestinas de todas las noches
Que el silencio agrietó en mis almohadas sangrando mis sueños.
Lloré una vez a solas
Con la intención de secuestrar a ciegas mi vida,
Caminar entre la gente a escondidas,
Para no ser entre los seres malgastados,
Una deidad inconsistente que muere de llanto.
No me quiero ver frágil ante el ojo entrometido de la vida.
Tampoco moribundo ante la mirada decadente de la soledad,
Pero me consume el intento de vida que llevo dentro
Y por más que me esfuerzo,
Si no fuese por la chispa de aliento encariñado de mi pecho,
Llorarían aun mis versos
La pérdida primogénita de su intención de ser.
Por eso aun respiro las ascuas de mis viejos estallidos
Y me limito a tragar del café que me ofrecen las canas.
Porque bajo mis parpados converso con las cuerdas de mi garganta,
Y me despojo la carlanca,
Para que mis dedos me honren
El vivir junto a esta fe.

(Lala©2011)

Aunque la cerveza este a mitad O solo haya leche sin grasa en la nevera... ¡Son felices! Y siempre tienen algo bueno que decir, Y a esos prefiero...

Los sabios andan en chancletas

Tengo moho en mis huesos,
Pero no me importa.
Cadenas de hierro consumido mordieron las coyunturas de mis codos
Pero y que!
Pa' viejos vamos toitos
aunque me falten par de calles pa' llegar
Y arrancandome una cana
me salen mas entre las nalgas
Y pa' sabia,
mi conciencia...
Si,
Me dejo llevar por los dichos olvidados y enjuiciados por la nueva edad de oro que dice ahora que los sabios usan corbatas... Pero yo se que no...
Los sabios andan en chancletas,
no se afeitan y pelean con el toile,
Le duelen las uñas,
los pelos de los pies,
se visten como mejor el aire les toque
Y si se quieren rascar,
No lo piensan dos veces...
La espalda es una carga,
tienen los ojos quemados,
La cartera vacía
Y sin embargo,
Son felices,
Aunque la cerveza este a mitad
O solo haya leche sin grasa en la nevera... ¡Son felices!
Y siempre tienen algo bueno que decir,
Y a esos prefiero...
Así que con todo y que me saben a menta mis vértebras
y se desgastan entre lengüetazos y arañazos...
Que se joda!
Que me las disfrute todas el amor de mi vida mientras firmes se mantengan apuntando líricas inversas que solo entienden los poetas y los locos...
Y es que soy una coma...
Y como coma raspare las paginas que no sirvan
sin vergüenza alguna...
Ya me están de mas los dolores pa' encima de esto prestarles atención.
Miro Pa'l lao
dos ojitos que me saborean hasta las entrañas,
Que pasan su nariz sobre mi alfombra y me dicen;
"que rico huele tu alma"
Me besan y le pesan las rodillas...
Le agarro el pelo y se me olvida el hambre,
El bañarme,
El sonido del teléfono en mal momento Y los mensajes de texto que muchas veces solo dicen;
"envía este mensaje a diez personas que estimes y te vas a sorprender de cuantos están pensando en ti..."
Sabes que?
Si están pensando en mi,
Mejor enviennos dinero por correo o abran una cuenta de banco a mi nombre pa' matar caprichos...
O mejor aun,
Llega a mi casa con por lo menos seis latas de medalla y un chiste pa' reinos un rato,
Y asi por lo menos mato el tiempo en lo que'l hombrecito se levanta a trabajar en las minas de su amada...
En lo que'l hacha va y viene por decirlo Asi...
¿Y nostalgia?
Ella esta ahí.
Todavía esta viva y coleando
Pero no tengo llantos que amamantar y si me invento alguno parezco llorón y me gano consejos que me saben bien a campana y dolor de cabeza...
Y pa' migrañas nocturnas,
Resacas mañaneras.
Ya no estoy pa' juegos a menos que tengan la cama,
El sofá,
El suelo o la ducha envuelta,
O Asi mismo lugares curiosos en donde treparme o treparla...
Y si vuelvo a escribir,
Sea de sexo,
Humor,
Lloriqueo o embeleso
No lo voy a cocinar Pa' que el que lea se lo coma crudo...
Y si quieren algo dulce,
Que se vallan a comer eme y eme
O que se vayan a atender a sus respectivas parejas
Y si no tienen,
La red internacional de comunicaciones les ofrece lugares gratuitos donde es posible combatir esos dolores agudos de muela y cabeza en la privacidad de su hogar,
Amenos que quiera curarles a la antigua y despegar las nalgas de la silla y salir a darse un trago...
O dos...
O tres...
Lo importante es que puedas ver bien el rostro que tengas en frente pa' que no tengas que volver a beber...
En fin
Son veintinueve fechas sobre mis pasos que me persiguen a donde quiera que valla
Y me apacientan cuarentaidos cada vez que se me rompe un grito...
Digamos que soy un papel
Que reusandose a perderse fue encontrado por una versista
Y no dudo escribir sobre mi
Trece razones para no llorar...
Y ahora yago sobre su pecho, Enmarcado como licencia sellada con sangre,
De que pase lo que pase,
A donde no me puedan llevar las alas que esta vida me pela a cada rato,
Me llevarán sus fuerzas...
Y al que no le guste como vuele,
Que atienda a su madre
Que la quiero mucho.

 (Lala©2011)

Soy tuyo. Tuyo... No tuyo, Tuyo.

De Chanel y otros suspiros


Mirada ininterrumpida...
Suspiro clemente que descansa a oscuras en mis pulmones,
Los sonidos virtuosos de tu garganta encendida en perfume de Chanel,
Me hacen tragar las ascuas de tus gemidos indiscretos arrollando la misma calidad del oxigeno,
Intercambiando el puro sigilo de la necesidad del aire,
Por la adictiva fragancia que emana melosa de tu cuerpo.
Acerco mi nariz a los rincones de tu seda escondida y ahí le encuentro,
Le hallo,
Le leo la cartilla y le atrapo con mi lengua enroscando la reverberación de tus tímidas pupilas con la gracia de los sabores que tiemblan bajo tu vientre.
Una mano se separa de la orquesta para escuchar tus senos servir dureza en la copa de mi frente...
Las saabanas sufren tus uñas,
Gotean los versos,
Declamas tus dientes dolor contra tus labios...
Soy tuyo.
Tuyo...
No tuyo
Tuyo.
Conquistado entre los titanes de tus piernas
Esos muslos tuyos,
Embrujado de tu piel entre colosos,
Esos senos hirviendo...
Pero aun dominado forzando mi quijada en vela por el suspiro etéreo de la uve de tus piernas
Clavando el dedo de mi boca en tu hojarasca bendita
Robando las visiones de humedad torciendo los cristales de tus ojos Encadenando a Perla a las cuerdas de mi garganta por que soy yo...
Quien digo
Soy tuyo.
Tuyo
No tuyo
Tuyo,
Pero esas caderas son mías hasta que se cansen mis cachetes de no recibir sangre en cada vena
Ese perfume en tu centro es mío hasta cuando ya ni basta pueda articular el espíritu mismo que te pruebo
hasta que el sol me queme la espalda a travez de tu techo
Aun mojandonos mientras me sueñas y te sueño
Haciendonos dormir como siameses en los suburbios de sabana y café que esta cama imita
Cuando allí quedamos
Yo tuyo
Y tu mía
Yo todavía ahí,
Y tus fuerzas clavadas al borde
De lo que mañana volverá a verte entumecida...

(Lala©2011)

Te dejas disparar sobre mis dientes como lucha de romanos furiosos para luego posarme como sirena que embriaga de amorío a su presa...

Moriamur in vita

Rojo devorante
estrellado en tu aura melosa...
sombra que me muerde en los silencios más atractivos
rémora de Dios bendita
que te apegas a mi pecho
y masticas de mi alma
como panes de domingo
rasgas mi cuello de rizos
recogiendo cada gota de ansia
con tu espalda...
te dejas disparar sobre mis dientes
como lucha de romanos furiosos
para luego posarme
como sirena que embriaga de amorío a su presa...
con música de trova confundida
me matas la voluntad
dejando al aire libre mi conciencia
agarrando con fuerzas de mares bríos
mis manos desnudas
y mis sienes desvestidas
para que entrándote
te agarre el alma por los pies
y le muerda sus dedos
hasta que tenga que secar sus senos
de sudor...
reverbero
inquieto
nada queda de mi mente
tragando de mi neuronas
pensamientos
ideas
y tropiezos
quedo en ti...
sobre ti...
al otro lado del lente
que eterniza así este momento
para recordar donde estuve
a cada paso que absorbiste de mi
en aquel suspiro
para que no sea la sola memoria
hablando de miradas imperiosas
sino también tu bello rostro
sobre sombras
sobre rojo

(Lala©2011)

Mi veneno tiene artritis y mi día se está nutriendo del no volver. Ha muerto el violinista de mi conciencia y lentamente, se acaba mi mundo sin saber cómo correr.


Elevata

Esto no es sudor,
Mi cuerpo está llorando.
Extraña los días apagados de dolor
Donde no tenía porque escuchar al corazón para vivir
Y eran las manos las guías sublimes de la sangre.
Eran mis venas canales del viento
Donde se acostaba a dormir el pensamiento
Y moría la molestia para nacer como canción.
Pero esto,
Esto tampoco son mis nervios.
Mi veneno tiene artritis
Y mi día se está nutriendo del no volver.
Ha muerto el violinista de mi conciencia
Y lentamente,
Se acaba mi mundo sin saber cómo correr.
Las palabras se me caen de la garganta,
Ahí viene la noche.
Ahí viene…
Ahí viene la nostalgia.
El mal sabor disfrazado de bondad
Viene a cubrirme con sus alas.
Viene a saciarse de mis oraciones
Y a decir;
 “no queda nada.”
No queda nada…
Nada.
No quedan nubes que den sombra,
Ni siquiera estrellas que se dejen contar.
Las campanas han sonado sobre mi frente,
La muerte viene a hacer morada en mí
El silencio me prepara para ser su nuevo templo.
Por eso mis brazos tan caídos,
Por eso mis tristes, tristes suspiros
Mis labios tan partidos
Y mis dedos tiesos en unidad.
Por eso…
Porque no tengo fuerzas
Para corregir las grietas de mí pecho
Y se me escapan sin querer  las viejas cuentas
Y me juzgan con dominio la razón
Cautivándome el desmayo.
Aprisionándome el ardor en mi carne.
Abandonándome la certidumbre
Dejándome en el suelo,
Como la tierra tras cualquier paso a la deriva.
Con poco aliento,
Con estas últimas palabras
Y el súbito final blasfemado
Con las cenizas de algún interfecto
Esparcidas sobre mi fe.
Ahí viene la noche.
Ahí viene,
Ahí viene la nostalgia.
No queda nada,
Nada.

(Lala©2011)

¿No es lo secreto lo que hace daño? Escribo por musa y que se deleite el que quiera junto a mí. García es mi apellido y no Casanova Que se enamore quien quiera enamorarse… El único que late mío es el que llevo dentro.

García es mi apellido

No se…
No sé qué decir…
No sé que gritar de quien me priva de ser uno más
De aquellos que aman escribir sin que las manos le tiemblen.
Solo escribo.
Solo eso quiero…
¿Dónde queda la libertad cuando el amor a la letra
Se convierte ante el resto en un chisme?
En una precaución amenazante.
En una preocupación intransigente.
En algo que defina a su autor
Como un atrevido busca bullas,
Como un necio agallu,
O como un don Juan que no le importa
Lo que piense el ojo del lector…
¿No han sido mis liricas compartidas ante los libres para ser juzgadas?
Lo que he contestado,
¿No lo han leído?
¿No es lo secreto lo que hace daño?
Escribo por musa y que se deleite el que quiera junto a mí.
García es mi apellido y no Casanova
Que se enamore quien quiera enamorarse…
El único que late mío es el que llevo dentro.
Este es mi pulso y mí fluir…
He aquí mi vida no es privada a nadie
Y lo que ha dicho mi boca así lo ha dicho y no cambiará,
Lo que han escrito mis dedos así lo han escrito,
No será borrado,
A menos que lo dicte el cielo aunque le sea juzgada su decisión.
Tengo una reina que vive en los altos de mis dichos
Y en los bajos de mi garganta.
No es perfecta,
Pero es la que manda
Y mandara hasta que yo diga que manda.
Le rindo honor a quien merezca
Aun así mi corazón esté roto…
Y así ayer como hoy y probablemente mañana,
Cada pedazo es de quien yo quiera dar
Y cada uno tiene nombre.
Cada uno busca al dueño de esos apodos,
Nombres y seudónimos
Y que los reciba quien quiera recibirles,
Aunque me duela que a muchos no le importe.
Esta es mi vida.
Si quiere conocerme alguna inspiración,
Que me conozca hasta el culo…
No le escondo nada a nadie y si lo hago,
Es porque a nadie comoquiera importa.
Estoy cansado de que digan que vuele
Y que me opriman mis alas al volar…
No usurpo posiciones de nadie
Aunque de nadie sean.
No busco ser alguien pues alguien soy…
Y si el mundo da las vueltas que predican
Los que no conocen el mañana,
De que vale que escarnezcan lo que esté pasando.
Se añora el futuro ser visto,
Pero no se quiere confrontar la mirada a lo que pasa en el presente.
¿De que vale entonces procurar ser parte de lo que venga?
Hoy no quieres,
¿Por que mañana yo voy a querer?
Si me pasa algo,
Esta vida es mía.
Si decido cambiar algo,
Esta es mi vida.
Si la cambia alguien,
Si la cambia Dios,
El destino, las circunstancias
Sean buenas o sean malas
O me la cambien mis dos gatos,
Que vengan las repercusiones que yo las confronto…
A lo hecho pecho,
Y si no puede mi pecho
Entonces mi lengua.
No tengo nada que esconder.
Esta vida es mía.

(Lala©2011)

martes, 18 de enero de 2011

Julia, Por ti es que no se llorar. Arrancaste la vida de tu pecho y no quisiste verme, observa la nostalgia que fundiste sobre mí el día en que nací

A Julia

Julia…

Un beso tuyo en mi frente me hubiese enseñado tantas cosas.
Hubiese entendido porque el sol me quema los años recorridos,
Porque el alba estrellada se enreda en mis labios
Y hubieses descubierto ante mis ojos
 El lugar donde se esconde el alma de mis tantos ríos…
Sin ti…
Sin ti tengo una duda constante acalambrada en mi garganta
Sin ti cargo con la búsqueda de la libertad intransigente,
Con la búsqueda de tu voz,
De tus ensueños…
No se besar el cielo como tú aun lo haces…
Partiste hacia el nacimiento de las brisas que el horizonte esconde.
Julia,
Pecaste contra mí…
Me ocultaste tu llanto.
Sin ti puedo ver como la soledad y el desmayo riñe entre tus parpados.
Conservaste tu tristeza en cautiverio
Solo le dejaste ser
Entre los versos que mas destello derraman…
Pero aun así,
Nunca le cediste su albedrío natural y nunca,
Nunca fuiste capaz de sonreír como quisiste…
Por lo menos ante mi nunca lo hiciste…
Vi llorar tu conciencia sobre tus alas
Y fui situado en tu soledad oculta constantemente…
Escribiste de cuerpos de agua sin principios y eternos
Entre los cuales te desvestías de tu piel
Haciendo de sus corrientes fuego de hombres mudos
Que nunca faltaron a saciarse de tus musas
Y de la falta de falta de alcanzar sus orillas.
Julia mía, mía Julia…
¡Escúchame!
Todavía hoy veo tus golondrinas.
Puedo ver como estos paisajes te seducían cada día…
Por tus manos me llevo hacia tus encuentros con la que hoy
Es también mi tierra…
Por medio de tus palabras puedo sentir que alcanzo
La esencia de tus pies…
Puedo ver como navegaste desalentada por mares de promesas desvividas
Y era dormida que encontrabas redención.
Sé que buscaste en cada hombre imaginado
Remover el llanto de tus crepusculinos años…
Que Clara y su angustia te señalaban tus dos rostros
Cada vez que conversabas con sus páginas
Y cada vez que lo hacías,
Intentaste desprenderte de ti misma.
Pero para cada uno de tus intentos,
Fuiste solo una copa de buen vino
Derramada en el suelo.
No supiste escoger llorar…
Julia,
Por ti es que no se llorar.
Arrancaste la vida de tu pecho y no quisiste verme…
Observa la nostalgia que fundiste sobre mí el día en que nací,
Contempla calladamente la mirada menoscabada y triste que me acompaña perpetua como vicio inmutable,
Mira como la llevo con vehemencia en el rostro que mi padre me talló.
Duerme conmigo sobre esta sábana escarnecedora
Aunque sea solo una noche,
Para que presencies los sueños que me atormentan en tu ausencia.
Quiero que veas cómo me muerden en las mañanas
Todo porque rechazaste hija nena,
Que la vejez te alcanzase
Y descansase eternamente en tus recuerdos.
Ahora Julia de Burgos,
Te lloro con llanto de joven y te grito en pedazos con la garganta de un viejo que la muerte ve venir.
Porque tu musa me entiende,
Pero no tu alma.
Porque quiero decirte que te anhelo con ansias de niño quebrantado
Y no sé cómo decirle a mi corazón que ya no estás.
No sé cómo decirle que un sepulcro te consuela,
Que ahora el abrazo de una tierra disipada te da calor y no tu pueblo,
Aquellos que ruegan serlo…
Si tan solo hubieses hecho proverbio los secretos de tus versos,
El amor de cada letra derramada por tu boca
Y la enardecida devoción que sentías hacia tu odisea…
Tal vez hoy,
Mi vida fuese distinta.
Tal vez amada Julia,
Demandaría que mi vida cayese junto a la tuya sin dudarlo
Y el perfil de tus poemas seria mi bálsamo día tras día.
Pero puede ser
Julia mía y amada Jula,
Que “camine largas noches sobre un dolor estéril,
Abandonado y frágil,
Por todas las orillas,
Ahuecando las horas con mis pasos turbados
Que llevaban mi impulso de caída en caída.”
“y no pude encontrarte por los hondos abismos de errores
Y de herencias que tuvieron mi vida”
Y ahora busco calor en lo apacible que he soñando sean tus brazos.
Imaginando que hablo contigo,
Buscando consolar mi vida
A riendas de tu eterno llanto.

(Lala©2011)

Conversaron nuestros dolores hasta perpetuar una constancia y detenerla por el resto de todo hasta donde la sublimidad inequívoca nos permitió…

                                                                                                                                  
Retrato de Julio

Inmortal
Bajo una lluvia erizada de cielo enojado,
Los llantos etéreos de un árbol cautivo,
Las gotas de mi triste paragua,
Frio a mitad
Y lagrimas en mi rostro,
La belleza señera de los instantes
Me robó de la realidad
Complementando no se qué hora
Con la voz del viento,
Mientras a la vez,
Derramaba mis ruinas y escombros
Por ojos fracturados con verdad.
Pero esa agua me abraza,
Aun ahora me abraza…
Me convierte en retrato.
En verso.
Transfigura mi presencia
En estatua de carne perpetua,
Inconsciente,
Casi forzadamente,
Pero sin resistencia
En nombre de la nostalgia,
Entregando mi alma a la merced de los tiempos.
Sereno,
Inconmovible,
Como relámpago voluntarioso de este gris concreto,
Renegado a desaparecer de donde cayó.
Y es que la tierra bajo mis pies y todos sus elementos
Radiaban las grietas que mis latidos formaban.
Me entregué a la ausencia de cuatro paredes
Y la naturaleza se enredó entre las vibras de mis suspiros…
Dejó que fluyese mi lloriqueo junto a sus fuerzas brias.
Nos estremecimos juntos…
Conversaron nuestros dolores hasta perpetuar una constancia
Y detenerla por el resto de todo
Hasta donde la sublimidad inequívoca nos permitió…
Por eso inmortal.
Porque no morirán los segundos vividos sobre este momento,
Como naturalmente mueren a mi lado
Los movimientos perdidos,
Los pasos mal dados
Y las veces que he ignorado las pistas
Que a la intemperie de vez en cuando
Se le caen sin querer queriendo…
Así,
Bajo la sabia sombra de la misma providencia
De quien nos vela en supuesto silencio.
Así.
Como un retrato con pulso,
Pero inmortal.

(Lala©2011)